Capítulo X: Régimen Disciplinario

Artículo 62.- Ámbito y competencia.

  1. El Colegio sancionará disciplinariamente las acciones y omisiones de los Arquitectos que vulneren las disposiciones reguladoras de la profesión, los Estatutos y Reglamentos colegiales o las Normas Deontológicas de actuación profesional.
  2. En el Colegio ejercerá la función disciplinaria la Comisión de Deontología Profesional y la Junta de Gobierno.
  3. El Consejo Superior ejercerá la potestad disciplinaria en los casos que afecten a los miembros de la Junta de Gobierno.
  4. El organismo encargado de la imposición de toda clase de correcciones disciplinarias, será la Comisión de Deontología Profesional, previa instrucción del correspondiente expediente por parte de un vocal de la Junta de Gobierno.

Artículo 63.- Comisión de Deontología Profesional

  1. Constará esta Comisión de cinco miembros, de los cuales dos tendrán que elegirse entre los colegiados residentes en el ámbito territorial del Colegio cuyos títulos profesionales hayan sido expedidos con anterioridad a quince años (Primer grupo); dos entre los comprendidos en un plazo mayor de seis años y menor de quince (Segundo grupo); y el restante entre los titulados con un plazo de anterioridad mayor de un año y menor de seis (Tercer grupo).

Será Presidente el de mayor edad.

Será Secretario de la Comisión el Secretario-Técnico del Colegio, que actuará con voz pero sin voto.

Esta Comisión renovará tres de sus miembros (uno de cada grupo) los años impares y dos los años pares (uno del primer grupo y uno del segundo grupo), entre los colegiados residentes.

  1. El cargo de miembro de esta Comisión es irrenunciable.
  2. No podrán formar parte de la Comisión los colegiados que hayan sufrido alguna de las sanciones tercera, cuarta, quinta, sexta, séptima y octava; o la segunda hasta transcurrido un año, de las contenidas en el artículo 75 de los presentes Estatutos
  3. Los miembros de la Junta de Gobierno o de las Juntas Directivas no podrán formar parte de la Comisión de Deontología Profesional.
  4. Con el fin de poder proceder a la elección de los miembros de la Comisión, por la Secretaría del Colegio se dispondrá anualmente, la formación de las listas de Arquitectos colegiados residentes en el ámbito territorial del Colegio, divididos en los tres grupos ya mencionados. Dichas listas se expondrán, desde el día 1 de mayo, en el tablón de anuncios del Colegio y de las Delegaciones y se publicará en el Boletín Colegial, con el fin de que sean conocidas por todos y cada uno de los colegiados, para que puedan formular observaciones sobre su inclusión o exclusión de las mismas.

Todos los incluidos en las listas serán candidatos.

Los miembros de la Junta de Gobierno y de las Juntas Directivas de las Delegaciones, así como los candidatos a estos cargos, serán excluidos de las listas.

  1. Las reclamaciones de inclusión o exclusión en las listas, podrán hacerse hasta el quinto día natural (incluido éste) anterior a la fecha en que se hayan de celebrar las elecciones. Una vez elegida la Comisión de Deontología Profesional, no podrá rechazarse ningún miembro de ésta, ni aún fundándose en errores de las listas que hayan servido de base para la elección.
  2. Los miembros de la Comisión percibirán dietas en concepto de asistencia, así como de desplazamiento cuando proceda, con ocasión de las reuniones que se celebren.

La cuantía de las dietas, se establecerá en la forma prevista en el Art. 32.

Artículo 64.- Inicio del procedimiento disciplinario

  1. La Comisión iniciará su actuación, en cuanto tenga conocimiento de hechos atribuidos a algún Arquitecto en el ejercicio de la profesión que pudieran ser constitutivos de infracción de sus deberes profesionales, ya sean de orden legal, colegial o deontológico. No serán admitidas las denuncias anónimas.
  2. La Comisión de Deontología Profesional iniciará la instrucción de los expedientes disciplinarios:

a) Por propia iniciativa.

b) A instancia del Decano.

c) A instancia de la Junta de Gobierno.

d) A instancia de las Juntas Directivas de Delegación.

e) Por denuncia de Arquitecto.

f) Por denuncia de persona o entidad legítimamente interesada.

  1. El acuerdo de instruir el expediente se adoptará sin dilación y deberá quedar debidamente documentado en el expediente del que constituirá la primera actuación.
  2. El acuerdo incluirá la designación del miembro de la Junta de Gobierno que actuará como Instructor, será notificado al Arquitecto o Arquitectos sujetos al expediente.

La Junta de Gobierno facilitará la lista de sus miembros que podrán actuar como instructores.

Artículo 65.- Fines de la Instrucción.

La instrucción tiene por objeto establecer, en lo posible, la realidad de los hechos cuya noticia haya motivado la iniciación del expediente, las personas que en ellos hayan intervenido y las circunstancias concurrentes.

A los fines de la instrucción, por el Instructor podrán practicarse las diligencias siguientes:

  1. Aportación de antecedentes documentales al expediente, en el que se dejarán los documentos originales o si esto no fuera posible, fotocopia de los mismos compulsada mediante diligencia del Secretario de la Comisión.
  2. Declaraciones de aquellas personas que puedan proporcionar alguna información sobre los hechos a que el expediente se refiera. De estas declaraciones se levantará por el Secretario de la Comisión la correspondiente acta, que deberá ser firmada por el declarante y quedar unida al expediente; en ella se consignará resumidamente el contenido de la declaración, las circunstancias personales del declarante y su relación con lo que sea objeto del expediente.
  3. Inspecciones o averiguaciones “in situ”, de las que se levantará acta por el Secretario de la Comisión para su unión al expediente, en la que se dejará constancia de los datos relevantes obtenidos y de las circunstancias en que se obtuvieron, así como, en su caso, de las personas que proporcionaron la información. Estas actas serán suscritas por quien haya realizado la diligencia de que se trate.
  4. En caso de solicitarse informes, jurídicos o de otra naturaleza, se redactarán por escrito y se unirán al expediente mediante diligencia del Secretario de la Comisión.

Artículo 66.- Terminación de las actuaciones indagatorias.

Tras las diligencias indagatorias oportunas, el Instructor propondrá a la Comisión el sobreseimiento del expediente o bien formulará Pliego de Cargos en el que se concreten los hechos imputados, la indicación de los preceptos que puedan haber sido infringidos y los deberes que se presumen incumplidos por relación al Artículo 13, y la calificación que, en principio, merezca la gravedad de las faltas, según lo establecido en el art. 74, concediendo al expedientado un plazo de quince días hábiles para que pueda hacer las alegaciones que considere oportunas y aportar o proponer las pruebas que estime pertinentes.

Son utilizables en el expediente todos los medios de prueba admisibles en derecho, correspondiendo al Instructor la práctica de los que se propongan y considere pertinentes o él mismo acuerde de oficio. De las audiencias y de las pruebas practicadas se dejará la debida constancia en acta.

Artículo 67.- Sobreseimiento y archivo.

Procederá el sobreseimiento y archivo del expediente, mediante acuerdo razonado, en los casos siguientes:

  1. Cuando de la instrucción no haya podido comprobarse suficientemente la realidad de los hechos cuya noticia dio lugar a la iniciación del expediente.
  2. Cuando los hechos denunciados no sean constitutivos de infracción disciplinaria, en cuyo caso, el archivo podrá ser acordado sin necesidad de que se practique diligencia de instrucción alguna.
  3. Cuando por la fecha en que ocurrieron los hechos objeto del expediente haya prescrito la falta que los mismos podrían constituir.
  4. Cuando la persona que resulte inculpada no fuera Arquitecto perteneciente al Colegio en el momento de la comisión de la posible falta. No obstante, en este supuesto, cuando la conducta implique o suponga omisión del deber de incorporación al Colegio, la Junta de Gobierno podrá formular la correspondiente denuncia, con traslado de los antecedentes disponibles, al Consejo Superior de los Colegios.

Los acuerdos de sobreseimiento y archivo se notificarán a los interesados en el expediente.

Artículo 68.- Diligencias para mejor proveer.

Efectuadas las alegaciones y unidas todas las pruebas, el Instructor podrá acordar la práctica de diligencias para mejor proveer que resulten necesarias para aclarar algún extremo de importancia. De estas diligencias se dará vista al imputado para que, en relación con las mismas y en término de cinco días hábiles, manifieste lo que considere oportuno.

Artículo 69.- Ampliación del Pliego de Cargos.

Cuando de las alegaciones y pruebas y, en su caso, de las diligencias practicadas para mejor proveer aparezcan motivos suficientes para la imputación de nuevos cargos relacionados con los mismos hechos, se formulará la oportuna ampliación del Pliego de Cargos, la cual será notificada al imputado para que, en relación con la misma, pueda ejercitar su derecho de defensa.

Artículo 70.- Propuesta de resolución, deliberación y fallo.

  1. Concluida la instrucción del expediente, el Instructor lo elevará, junto con la correspondiente Propuesta de Resolución, a la Comisión de Deontología Profesional ante la cual, salvo expresa renuncia de su derecho, se concederá al expedientado trámite de audiencia oral para que por sí o por medio de otro colegiado o asistido de Letrado, pueda alegar cuanto convenga a su derecho. El instructor no podrá intervenir en las deliberaciones de la Comisión.
  2. Para que la Comisión esté constituida válidamente, tendrán que concurrir cuatro miembros, al menos, de los que la constituyen.
  3. Sus acuerdos y resoluciones sólo serán válidos si se adoptan por mayoría absoluta y en sesión secreta. Si no se alcanzase mayoría absoluta habrá de reunirse nuevamente la Comisión con asistencia de la totalidad de sus miembros.

No se admitirán votos particulares, y en la resolución se reflejará el criterio colectivo que alcance la mayoría.

Artículo 71.- Ordenación de los documentos del expediente.

Las distintas actuaciones que se produzcan en el expediente deberán quedar cronológicamente ordenadas, cosidas y con sus folios numerados.

Artículo 72.- Plazo de conclusión del expediente disciplinario.

El expediente habrá de quedar concluido en el plazo máximo de doce meses a partir de la fecha de su incoación.

Todos los plazos señalados en este artículo podrán ser prorrogados excepcionalmente por el Decano y a propuesta razonada del Presidente de la Comisión, y sin que tal prórroga exceda de tres meses.

Artículo 73.- Las resoluciones sancionadoras.

1. Las resoluciones serán motivadas, apreciando la prueba según las reglas de la sana crítica, relacionando los hechos probados en congruencia con el pliego de cargos, dilucidando las cuestiones esenciales alegadas o resultantes del expediente y determinando, en su caso, las infracciones y su fundamentación, con calificación de su gravedad según los criterios del art. 74. La decisión final o fallo podrá ser de sanción, de absolución por falta de pruebas o por inexistencia de conducta sancionable, o de sobreseimiento por prescripción de las faltas

2. La resolución que se dicte deberá contener:

a) El relato detallado de los hechos que se consideren probados, que no podrán ser distintos de los contenidos en el Pliego de Cargos aunque, en relación con éstos, sí podrá contener precisiones y circunstancias no consignadas en dicho Pliego.

b) Determinación razonada de los preceptos infringidos por el imputado con su conducta, según se deduzca de los hechos que se consideren probados.

c) Justificación de la sanción que por la falta o faltas se impone o, en su caso, de la absolución. La sanción no podrá ser superior, aunque sí inferior, a la máxima de las que correspondan a la gravedad de la falta imputada en el Pliego de Cargos. Habrá lugar a la absolución si, tras la contestación al Pliego de Cargos y, en su caso, la realización de las diligencias probatorias, la Comisión de Deontología aprecia la existencia de alguno de los supuestos de sobreseimiento relacionados en el artículo 67.

d) Parte dispositiva, en la que escuetamente se consignará el nombre del sancionado, la calificación de la infracción cometida y la sanción impuesta o, en su caso, la absolución que se pronuncie.

3. Las resoluciones serán notificadas íntegramente a los interesados y a la Junta de Gobierno para su ejecución, con indicación de los recursos que procedan con arreglo a lo previsto en los arts. 79 y 80, y plazos para interponerlos. La notificación y la fecha en que se practique deberán quedar debidamente acreditadas en el expediente.

Artículo 74.- Calificación de las infracciones.

  1. Las infracciones se calificarán como leves, graves o muy graves.
  2. Tendrán en principio la calificación de graves las infracciones que correspondan a alguno de los tipos generales siguientes:

a) Ejercicio de la profesión sin estar incorporado en el Colegio correspondiente, o encontrándose inhabilitado o suspendido en dicho ejercicio.

b) Colaboración al ejercicio de actividades propias de la profesión de Arquitecto por parte de quien no reúna los requisitos establecidos para ello.

c) Realización de actividades profesionales incompatibles por razón del cargo o función desempeñados, o en asociación o colaboración con quienes se encuentren afectados por dicha incompatibilidad.

d) Actuaciones con infracción de las normativas ordenadoras de la leal competencia entre los arquitectos.

e) Sustitución de compañeros en trabajos profesionales sin haber obtenido la venia o autorización correspondiente en la forma reglamentaria.

f) Usurpación de la autoría de trabajos profesionales ajenos.

g) Incumplimiento de los deberes profesionales del Arquitecto con daño del prestigio de la profesión o de los legítimos intereses de terceros.

h) Falseamiento o grave inexactitud en la documentación profesional.

i) Ocultación o simulación de datos que el Colegio deba conocer en el ejercicio de sus funciones de control o para el reparto equitativo de las cargas colegiales.

j) Actuaciones públicas en notorio desprestigio de la profesión o de otros profesionales, o con menosprecio de la autoridad legítima del Colegio.

k) Desempeño de cargos colegiales con infidelidad o con reiterada negligencia de los deberes correspondientes.

  1. Merecerán la calificación de muy graves las infracciones calificables como graves en las que concurra alguna de las circunstancias siguientes:

a) Manifiesta intencionalidad en la conducta.

b) Negligencia profesional inexcusable.

c) Desobediencia reiterada a acuerdos o requerimientos colegiales.

d) Daño o perjuicio grave del cliente, de otros Arquitectos, del Colegio o de terceras personas.

e) Existencia de un lucro ilegítimo, propio o ajeno, posibilitado por la actuación irregular del Arquitecto.

f) Abuso de la confianza depositada por el cliente, en especial si concurren las circunstancias de cargo público o de actuación simultánea como promotor o constructor.

g) Hallarse en el ejercicio de un cargo colegial o público al cometer la infracción, cuando de esta circunstancia se derive un mayor desprestigio de la imagen o dignidad profesional, o bien cuando la infracción se haya cometido prevaliéndose de dicho cargo.

h) Haber sido sancionado anteriormente por resolución firme a causa de cualquier infracción grave no cancelada.

 

  1. Son leves las infracciones no comprendidas en el apartado 2 de este artículo.

a) En el supuesto de que en cualquiera de las faltas graves concurran conjuntamente la falta de intencionalidad, la escasa importancia del daño causado y el ánimo diligente de subsanar la falta o remediar sus efectos, la sanción a imponer será la mínima prevista en el artículo siguiente.

b) Por el contrario, se agravará la sanción en el supuesto de concurrir alguna de las circunstancias numeradas en el apartado 3 de este artículo.

Artículo 75.- Las sanciones y su clasificación.

  1. Podrán imponerse las siguientes sanciones disciplinarias:

1ª Apercibimiento por oficio.

2ª Reprensión pública.

3ª Suspensión en el ejercicio profesional por un plazo de hasta seis meses.

4ª Suspensión en el ejercicio profesional por un plazo entre seis meses y un día y un año.

5ª Suspensión en el ejercicio profesional por un plazo entre un año y un día y dos años.

6ª Suspensión en el ejercicio profesional por un plazo entre dos años y un día y cuatro años.

7ª Expulsión del Colegio y suspensión en el ejercicio profesional por un plazo de hasta cuatro años.

  1. A las infracciones leves corresponderán las sanciones 1ª y 2ª; a las graves, las sanciones 3ª, 4ª y 5ª; y a las muy graves, las sanciones 6ª, 7ª y 8ª.

Las circunstancias a que se refieren los apartados 3 y 4 del art. 74 operan, además de como determinantes, en un primer momento, para la calificación de la infracción en muy grave, grave o leve, como dato para precisar, seguidamente, la concreta sanción aplicable a la infracción resultante de entre las varias previstas para ésta conforme al párrafo anterior, a cuyo efecto se observarán las siguientes reglas:

a) La concurrencia de una sola circunstancia de agravación determinará el que a la infracción, así agravada en su calificación, se imponga la sanción menos gravosa de entre las previstas para dicha calificación.

b) La concurrencia de una sola circunstancia de atenuación determinará el que a la infracción, así atenuada en su calificación, se imponga la sanción más gravosa de entre las previstas para dicha calificación.

c) La concurrencia de dos o más circunstancias de agravación, y en todo caso la reiteración, determinará el que a la infracción, así agravada en su calificación, se imponga la sanción más gravosa de entre las previstas para dicha calificación.

d) La concurrencia de dos o más circunstancias de atenuación determinará el que a la infracción, así atenuada en su calificación, se imponga la sanción menos gravosa de entre las previstas para dicha calificación.

Cuando conforme a las reglas precedentes no fuera posible precisar la concreta sanción aplicable, el órgano sancionador, a la vista de las circunstancias de todo orden presentes en el supuesto considerado, la determinará según criterios objetivos y con arreglo a las reglas de la sana crítica.

Artículo 76.- Ejecución y efectos de las sanciones.

  1. Las sanciones no se ejecutarán ni se harán públicas en el Boletín o circular colegial mientras no sean firmes. La sanción 1ª no será publicada en ningún caso.
  2. Las sanciones 3ª a 8ª implican accesoriamente la suspensión de los derechos electorales y el derecho a asistir a las Juntas Generales, por el mismo período de su duración, así como el cese en los cargos colegiales que se ejercieran.
  3. De todas las sanciones, excepto de la 1ª, así como de su cancelación, se dejará constancia en el expediente colegial del interesado y se dará cuenta al Consejo Superior de Colegios.

Artículo 77.- Prescripción y cancelación.

  1. Las infracciones y las sanciones prescriben:

a) Las leves, a los seis meses.

b) Las graves, a los dos años.

c) Las muy graves, a los cuatro años.

El plazo de prescripción de la falta comienza a contarse desde el día en que se hubiera cometido y el plazo de prescripción de la sanción comienza a contarse desde el día siguiente a aquel en que adquiera firmeza la resolución por la que se impone la sanción.

La prescripción se interrumpe por cualquier acto colegial expreso dirigido a investigar la presunta infracción o a ejecutar la sanción con conocimiento del interesado.

  1. Las sanciones se cancelarán:

a) Si fuesen por infracción leve, a los seis meses.

b) Si fuesen por infracción grave, a los dos años.

c) Si fuesen por infracción muy grave, a los cuatro años.

d) Las de expulsión, a los seis años.

Los plazos anteriores se contarán desde el día siguiente a aquél en que la sanción se haya ejecutado o terminado de cumplir o prescrito.

La cancelación supone la anulación del antecedente a todos los efectos y, en el caso de las sanciones de expulsión, permite al interesado solicitar la reincorporación al Colegio.